Las Quaggas, animales extintos que regresaron a la vida

1
2622

Las Quaggas o Cuagas (Equus quagga quagga) fueron una subespecie de cebras quienes se consideraban animales extintos alrededor del año 1883 cuando murió el último ejemplar sobreviviente en el Zoolólogico de Amsterdam, Holanda. Sin embargo, hoy en pleno siglo XXI, regresan a la vida gracias al proyecto Quagga, un grupo de personas de Sudáfrica que desde sus inicios en 1987 se han dedicado a la búsqueda de información para devolver  este animal a la vida y la posterior instalación de la especie en su hábitat natural.

Las Quaggas (Cuagas), animales extintos que regresaron a la vida
Quagga Rau, 5ta generación nacida en el Proyecto Quagga

Las Quaggas, animales extintos que regresaron a la vida

Principales características

Las quaggas eran animales mamíferos herbívoros como sus primos-hermanos las cebras, de no más de 1.30 metros de altura; sin embargo, se diferenciaban de estas últimas al poseer un pelaje color rojo-pardo, las patas blancas y rayas características de la especie únicamente en la zona superior de su cuerpo que iban desde la cabeza al estómago.

Hábitat y área de distribución

Oriundas de Sudáfrica, las cuagas comúnmente creaban manadas como los caballos y otros equinos.

Las principales zonas de distribución de la especie se encontraban en la zona media y meridional del Estado Libre de Orange, siendo especialmente abundantes en la provincia del Cabo.

Extinción de la especie

La extinción de estos animales empezó con la llegada de los colonos holandeses a la región. Al no poder identificarlos por ser diferentes a las cebras comunes (No podían definir cuáles eran verdaderas y cuáles eran producto de la variación natural de las cebras), estos (los colonos), empezaron la eliminación desmesurada de la especie con el propósito de aprovechar la carne y piel para cabañas.

Una investigación de 1758 del autor Edwars, describe las características de las Cuagas y su matanza como lo siguiente:

«la carne de las cebras era utilizada para alimentar a los peones hotentotes que trabajaban en los campos y sus pieles se utilizaban para fabricar sacos. Y tal era el número de cuagas y hasta tal punto llegaron estas utilitarias carnicerías, que se dio orden a los cazadores de recuperar las balas, extrayéndolas del cuerpo de los animales muertos, ante el temor de que se agotaran las municiones».

Posteriormente para el éxodo de Boer,  los colonos descontentos con la soberanía de los ingleses frente a los neerlandeses, emprendieron el plan de aniquilación de los animales salvajes de la zona, esto con el fin de preparar los espacios para la instauración del ganado bovino y caprino a la zona. De esta manera, la población de cuagas descendió enormemente hasta que se pudo dar cuenta y se declara el 12 de agosto de 1883 a la lista de animales extintos por el hombre con la desaparición del último espécimen en el Zoológico de Amsterdam.

La cuaga es el primer animal extinto del que se ha estudiado su ADN para el año de 1984 y posteriormente, los laboratorios de la Smithsonian Institution de Washington D.C. pudieron probar que el quagga era una subespecie de la cebra común que se definió como raza entre 120000 y 290000 años atrás.

La clonación y vuelta a la vida

A partir del año 1987, se crea en Sudáfrica el Proyecto Quagga de mano de diferentes investigadores de la zona que buscan la clonación de la especie y restauración en su hábitat a partir de estudios de su ADN desarrollados en el año 1984.

Es por esto, que el día 19 de diciembre de 1988, nace el primer espécimen clonado de quagga al cual llaman Joxi  en honor al miembro fundador el Dr. ‘Joxi’ JF Warning, quien murió el pasado 24 de diciembre de 1988.

Posteriormente, las crías naturales se han ido desarrollando desde el año 2005 con el nacimiento del primer potro de nombre Henry, donde a la fecha se cuentan con cinco generaciones de las mismas.

Hoy día, es un ejemplo significativo el ver cómo la tecnología y los avances en la ciencia, pueden lograr recuperar algo que ha sido afectado y exterminado en su totalidad por la mano del hombre, su avaricia y su falta de freno sin importarle cuánto ha afectado el ambiente. Ojalá y pronto podamos ver el mismo resultado con el DodoEl Tilacino, el Leopardo nublado y demás especímenes.

Si deseas saber más de Henry y los demás Quaggas nacidos en el proyecto te invito a pinchar en el siguiente enlace.

Loading Facebook Comments ...

1 Comentario

  1. Esta es una excelente noticia para las agrupaciones defensoras de la vida silvestre y su conservacion, pero si nos tomamos en cuenta que la resurreccion o mejor dicho la reaparicion de una especie extinta, depende del factor mas importante y es recrear el habitat donde esta fue prospera, lo cual se hace algo complicado para una especie como el Dodo debido a que esta ave evoluciono en un ambiente muy especial el cual no tenia depredadores naturales, no necesitaba usar sus alas para desplazarse o emigrar, e incluso no tuvo nunca la necesidad de perseguir una presa usando sus grandes patas para correr tras ella; por su naturaleza herbivora debido a su dieta basada en cocos y otros tipos de vallas que se dan en la isla donde fue descubierta esta especie.
    Esto lo convierte en el animal mas complicado de mantener por todos estos aspectos que lo hacen unico y a la vez el que mas cuidados necesitaria e incluso me atreveria a decir que revivir esta especie seria unica y exclusivamente para mantenerla en cautiverio.

Dejar respuesta